3 derechos más, por favor

Extracto de Humberto Maturana*

Mafalda-Equivocarse

 

“[…] En mi laboratorio, tengo una carta de la Declaración de los Derechos Humanos de Naciones Unidas clavada en la pared. Hay treinta derechos consignados en ella. Yo he agregado dos derechos a esa lista. Mis alumnos han agregado uno más. Noten ustedes que la carta de los derechos humanos es un acto declarativo cultural en un intento neomatrístico que pretende recuperar un modo de vivir en el mutuo respeto entre iguales. Los derechos humanos no son naturales, son una obra conspirativa para una convivencia en un proyecto común neomatrístico que se quiere vivir. Es por esto que ha resultado tan difícil vivir de acuerdo a ellos. Para que los derechos humanos tengan presencia uno tiene que quererlos, si uno no los quiere, no tienen ninguna presencia. Pero si uno quiere la coinspiración que ellos representan, uno puede agregar otros que uno considera que requieren ser reconocidos en el espacio de convivencia neomatrística que les da origen. Como dije, yo he agregado dos y mis alumnos han agregado un tercero.

  1. El derecho a equivocarse, el derecho a cometer errores. Pienso que el derecho a equivocarse es fundamental, porque si uno no tiene derecho a equivocarse no tiene cómo corregir los errores porque no tiene cómo verlos. Los sistemas autoritarios jamás se equivocan, porque para equivocarse uno tiene que aceptar que no es autoridad. Tiene que aceptar que no es dueño de la verdad. Por esto el derecho a equivocarse es un derecho fundamental.
  2. El otro derecho que yo agregué, es el derecho a cambiar de opinión. Vivimos un mundo que nos exige ser iguales siempre. Ejemplo: a veces a uno lo acusan: «usted hace 20 años dijo tal cosa, ahora está diciendo algo distinto». Ciertamente dije cosas distintas hace 20 años, algunas de las cuales me alegra haberlas dicho, y otras no. La verdad es que hay ciertas cosas que yo quisiera no haber dicho jamás en mi vida, pero el haberme dado cuenta de que fueron indeseables me permite cambiar de opinión. Pero si el otro no me deja cambiar de opinión, ¿cómo suelto la verdad y acepto mi error? y tengo que soltar una verdad para tener otra. En fin, para moverme en un espacio de respeto al otro necesito no ser dueño de la verdad, y para no ser dueño de la verdad necesito poder cambiar de perspectiva, es decir, necesito poder cambiar de opinión.
  3. El tercer derecho, agregado por mis alumnos, es el derecho a irse. Claro, la convivencia no debe ser una cárcel. Para terminar quiero volver al principio, quiero volver a la mirada que permite verse parte de un sistema de seres que se respetan mutuamente. Pero para respetarse mutuamente, hay que haber vivido en el respeto mutuo. Ese es el comienzo de nuestra historia: una convivencia en el mutuo respeto que añoramos tanto que en algún momento hemos querido recuperar en un acto conspirativo internacional, la declaración de los derechos humanos, veamos si podemos vivir de acuerdo a nuestros deseos.”

 

 

(*): Fuente: http://es.scribd.com/doc/14088731/Maturana-Humberto-Modo-de-Vida-Y-Cultura

 .

 

Anuncios

¿Te ayudo o acompaño?

Por Tomás Vela

keyboard and two persons on white background

Me encuentro frente a alguien que está atravesando un momento difícil, más complejo de lo que suele vivir como cotidiano, y ese alguien es una persona importante para mí. Quiero contribuir de alguna manera a que él (o ella) supere su situación conflictiva e, incluso, recupere su bienestar original: ¿lo ayudo o acompaño?

Lo primero será (aunque se trate de un caso hipotético) distinguir que al ayudar pongo al servicio del otro una serie de recursos que pueden modificar la situación en cuestión. Para transformar en acción mi deseo de ayudar el otro deberá primero aceptarla (o pedirla) y luego comprometerse con aquello que la ayuda implica según, por supuesto, la lectura que el beneficiado haga de la misma. Si como coach ofrezco ayudar o asistir (que a los fines prácticos, aquí sería lo mismo) a alguien, lo que espero de esa persona es que escuche mi propuesta, si le sirve la tome o modifiquemos juntos, y realice las acciones acordadas.

Al acompañar, en cambio, si bien puedo seguir poniendo mis recursos al servicio del otro, mi papel será más “de Guardia”, por llamarlo de alguna manera: el otro aceptará mis aportes o no, se comprometerá o no, e incluso registrará mi presencia o no según el estado en que se encuentre y las elecciones que tome respecto a mi ofrecimiento.

En la ayuda o asistencia existe cierta pendiente entre quien ofrece y a quien le es ofrecida, pues le estoy dando algo que no tiene a alguien a cambio de su aceptación al ofrecimiento y compromiso de hacer uso del mismo (cuando en la ayuda aparece la retribución económica casi seguro lo llamaré “trabajo”) Por otra parte, en el acompañamiento la pendiente se hace horizontal y la relación se hará pareja (de iguales o semejantes; pares), y será el acompañado el que determine cuál será su grado de aceptación de nuestra compañía.

Tanto en la ayuda como en el acompañamiento se establecen ciertos acuerdos, por lo que, independientemente de que te esté ayudando o acompañando, en algo me estoy comprometiendo contigo cuando lo hago (ese algo variará según la calidad del vínculo y las sucesivas actualizaciones del mismo) Yo me comprometo con él (o ella); pero él, repito, sólo se comprometerá si acepta la ayuda o asistencia (y no necesariamente con el acompañamiento)

Entonces, ¿te ayudo o te acompaño? Tal vez lo más apropiado sea preguntarle a quien queremos ayudar o acompañar de qué modo quiere que estemos con él (podría ser de ambos), respetando su decisión y sin tomarnos personalmente si opta por alguna que nosotros no hubiéramos querido que elija. Que el otro nos sepa dispuestos y que nosotros actuemos en consecuencia de lo que nos comprometimos a hacer, me resulta, a priori, el máximo premio a aspirar. Será una señal contundente de que ese que nos importa se siente querido, valorado y respetado en sintonía a como yo lo quiero, valoro y respeto.

 

 

Imagen: http://microsofthelpnow.com/wp-content/uploads/2012/11/pc_problems_need_help.jpg

 

.

 

Poema Maya

Equilibrio 01

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nadie te da nada, tú eres la fuente.
Vas a recibir lo que des.
Lo que estás dando, es lo que estás siendo.
Lo que estás siendo en relación a otros,
es lo que estás experimentando.

A quién te estás dando?
A quién estás recibiendo?
A quién estás experimentando?

El estado del ser que elijas experimentar
en relación a otros será la causa
de lo que TU MISMO experimentes.

Nadie puede ingresar en tu mundo interior.
Lo que seas en relación a los otros serán contigo.
Es el ser que experimentarás.

La ilusión te hace creer que te relacionas con otros.
Pero eso no es posible.
En todo momento te relacionas contigo mismo
en presencia de otros.

La vida siempre te dará lo que decidas ser.
No importa con quienes te relaciones, tuya será la experiencia.
En todo momento estás eligiendo y decidiendo,
manifestar, crear y experimentar,
algún aspecto de tu ser.

Y son tus aparentes relaciones con los demás,
lo que te permiten conocerte a ti mismo,
en tu propia experiencia.

Solo existe una relación, es la relación contigo mismo.
Los otros y los acontecimientos son ángeles y milagros,
convocados por ti mismo.
En tu camino de realización, en tu sendero hacia tu ser real.

Siempre se te dio, lo que has pedido y
en todo momento pediste al aspecto de tu ser
que decidiste manifestar.
Al final del camino, cuando finalice este capítulo
del libro de tu vida.
Nuevamente serás consciente de la inocencia absoluta,
de quienes te acompañaron y verás que ellos
te permitieron cumplir con tu anhelo jamás imaginado.
La posibilidad de experimentar tus aspectos más elevados.

Verás que ellos cumplieron con todos los pactos acordados,
que te llevaron muchas veces a experimentar tus aspectos
más bajos y así hacer físicamente posible que
te manifiestes conscientemente.

La gran justicia te será revelada, cuando seas capaz de ver,
que nadie jamás te dañó, y que todos los daños recibidos,
fueron por ti imaginados, creados y experimentados.
Similarmente y ante tu sorpresa, también sabrás que
aquellos dolores y sufrimientos
con los que tu creías dañar a otros,
fueron también fruto de tu propia imaginación.
Porque lo que es para ti, es exactamente igual para tus hermanos.

Todo dolor y sufrimiento padecido,
fueron por ellos imaginados, creados y experimentados.

 

 

Fuente (levantada de Internet): http://www.lavidaesfacilydivertida.com/?p=11681
Fuente imagen: http://rmplana.blogspot.com.ar/2011/03/el-equilibrio-pequena-pincelada.html

 

.

 

Certezas

 

Traducción

Agente K (Tommy Lee Jones) – […] Ellos están felices. Piensan que tienen tomada la mano de todo.

Agente J (Will Smith) – ¿Por qué el gran secreto? La gente es inteligente. Ellos pueden manejar la situación.

Agente K (Tommy Lee Jones) – Una persona es inteligente. La gente es tonta, miedosa, animales peligrosos, y tú lo sabes.
1500 años atrás, todo el mundo sabía que la Tierra era el centro del universo. Hace 500 años, todo el mundo sabía que la Tierra era plana. Y hace 15 minutos, tú  sabías que la gente estaba sola en este planeta.
Imagínate lo que sabrás mañana…


Men in Black (1997)

 

Original Version

Agent K ­(Tommy Lee Jones) – [] They’re happy. They think they have a good bead on things.

Agent J (Will Smith) – Why the big secret? People are smart. They can handle it.

Agent K ­(Tommy Lee Jones) – A person is smart. People are dumb, panicky, dangerous animals, and you know it.
1500 years ago, everybody knew that the Earth was the center of the universe. 500 years ago, everybody knew that the Earth was flat. And 15 minutes ago, you knew that people were alone on this planet.
Imagine what you’ll know tomorrow…

 

 

Fuente:

http://www.youtube.com/watch?v=jT6h2CUWLzQ

.

 

¿Realmente?

 

Por Don Miguel Ruiz y Don José Ruiz (extracto)

 

“Tu historia se basa en todo lo que sabes sobre ti, y cuando digo esto, te estoy hablando a ti, conocimiento, lo que tú crees que eres, no a ti, ser humano, lo que realmente eres. Como puedes ver, establezco una distinción entre tú y porque uno de los dos es real y el otro no lo es. , el ser humano físico, eres real; eres la verdad. Tú, conocimiento, no eres real; tú eres virtual. Sólo existes por los acuerdos que estableciste contigo mismo y con los seres humanos que te rodeaban. Tú, conocimiento, provienes de los símbolos que oyes en tu cabez, de todas las opiniones de la gente a la que amas, de la gente a la que no amas, de la gente a la que conoces, y, sobre todo, de la gente a la que nunca conocerás.

“¿Quién está hablando en tu cabeza? Supones que eres tú. Peo, si tú eres quien hablas, entonces ¿quién está escuchando? Tú, conocimiento, eres el que está hablando en tu cabeza y diciéndote lo que eres. , el ser humano, estás escuchando, pero , el humano, existías mucho antes de que tuvieras el conocimiento. Existías mucho antes de que entendieses todos esos símbolos, antes de que aprendieses a hablar y, al igual que antes de que cualquier niño o niña aprenda a hablar, eras completamente auténtico. No fingías ser lo que no eres. Incluso sin siquiera saberlo, confiabas plenamente en ti mismo; te amabas enteramente a ti mismo. Antes de que adquirieses el conocimiento, eras totalmente libre para ser lo que realmente eres porque las opiniones y las historias de otros seres humanos no estaban todavía en tu cabeza.

“Tu mente está llena de conocimiento, pero ¿cómo estás utilizando la palabra cuando te toca describirte a ti mismo? Cuando te miras en el espejo ¿te gusta lo que ves o juzgas tu cuerpo y utilizas todos esos símbolos para decirte mentiras? ¿Es realmente verdad que eres demasiado bajo o demasiado alto, demasiado grueso o demasiado delgado? ¿Es realmente verdad que no eres guapo? ¿Es realmente verdad que no eres perfecto tal y como eres?

“¿Eres capaz de percibir todos los juicios que tienes sobre ti mismo? Cada juicio es sólo una opinión ­—es sólo un punto de vista— y ese punto de vista no estaba ahí cuando naciste. Todo lo que piensas sobre ti, todo lo que crees sobre ti, lo piensas y lo crees porque lo aprendiste. Aprendiste las opiniones de mamá, de papá, de tus hermanos y de la sociedad. Ellos te enviaron todas esas imágenes de la apariencia que debería tener un cuerpo; expresaron todas esas opiniones sobre cómo eres, sobre cómo no eres, sobre el modo en el que deberías ser. Te entregaron un mensaje y tú estuviste de acuerdo con él. Y ahora son muchas las cosas que piensas sobre cómo eres, pero ¿son la verdad?

“Como ves, el problema no es realmente el conocimiento; el problema es creer en una distorsión del conocimiento: a eso es a lo que llamamos una mentira. ¿Qué es la verdad y qué es la mentira? ¿Qué es real y qué es virtual? ¿Ves la diferencia o te crees a esa voz en tu cabeza cada vez que habla y distorsiona la verdad mientras te asegura que las cosas son realmente como crees que son? ¿Es realmente verdad que no eres un buen ser humano y que nunca serás lo bastante bueno? ¿Es realmente verdad que no te mereces ser feliz? ¿Es realmente verdad que no eres digno de ser amado?”

 

Fuente: El Quinto Acuerdo, de Don Miguel Ruiz y Don José Ruiz (pp.49-51)

.

¿Quién movió mi queso?

 

.

 

How Coaching Works

 

(Cómo funciona el Coaching)

Una película de animación de cuatro minutos que muestra cómo funciona el proceso de coaching.

 

 

.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: